Català Castellano

Especiales·Recomendaciones·Enlaces de Interés·Glosario de Seguros
 

Coches eléctricos, vehículos híbridos y con pila de combustible

CONTACTO
Atención al cliente
901 500 300 • 93 496 47 96
infocomercial@atlantisgrupo.es
 Otros servicios y teléfonos
 Buscador de Oficinas
CP:
e-cliente.jpg
El stand by: un gasto más

Aunque no pueda decirse lo mismo de los coches eléctricos, los coches híbridos sí han saltado ya de las revistas de motor a las carreteras españolas y actualmente en el mercado se encuentran modelos atractivos a precios asequibles. Estos vehículos contaminan menos, lo que contribuye a una mejora medioambiental y permiten ahorrar en combustible.  Además, al contratar el seguro de coche a través de ATLANTIS, proporcionan descuentos del 20% de la tarifa, lo que representa también un ahorro económico anual.

 
 

Por lo general, al referirnos a un coche de este tipo, hablamos de un vehículo que cuenta con dos motores: uno de combustión interna a gasolina y un motor eléctrico. Según los modelos, ambos motores participan en la tracción del vehículo en distintas proporciones. En estos casos, la autonomía del coche es similar al de uno convencional puesto que no hay conexión a la red.

 

La posibilidad de conexión a la red eléctrica la brindan los coches híbridos con enchufe o “enchufables”. Estos vehículos, que también poseen dos motores, utilizan generalmente tanto el motor de tracción eléctrico, como el de combustión interna,. En este tipo de modelos las baterías son más grandes que en el híbrido no enchufable, y los primeros 50-60 kilómetros se pueden recorrer solo con electricidad. A partir de ese momento se pone en funcionamiento el motor de gasolina, que es el que toma el relevo.

 

Por último, los vehículos eléctricos son aquellos que cuentan con una batería grande que alimenta el funcionamiento de un único motor eléctrico que se carga a través de la red. Su extensión generalizada pasa primero por despejar algunas incógnitas que se derivan de la propia naturaleza de este modo de energía. ¿Habrá energía suficiente para todo y todos si el parque automovilístico se vuelve eléctrico?; ¿cuál será la forma de abastecimiento de energía?; ¿cuánto costará cargar el coche?.

 

El coche eléctrico plantea, por tanto, retos importantes acerca de la disposición de las redes de suministro y descarga de electricidad suficientemente sólidas o el desarrollo de baterías con una mayor autonomía.

 

Las opciones más amigas del medioambiente

Tanto los vehículos eléctricos como los de gas contribuyen de forma importante a la disminución de la contaminación atmosférica. Autobuses y camiones empiezan a emplear el gas natural comprimido, eliminando así las emisiones de plomo, metales pesados, partículas y dióxido de azufre, al tiempo que disminuyen las emisiones de óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono e hidrocarburos. A todo ello suman un ahorro económico y un descenso del ruido ambiental.

También existen iniciativas que llevan el híbrido a autobuses de gas natural comprimido, desarrollando así un transporte que potencia las ventajas energéticas y ambientales de ambos tipos de vehículo: es el autobús híbrido gas natural comprimido-eléctrico para el transporte metropolitano de la ciudad de Barcelona.

 

De forma paralela se está abriendo camino la investigación sobre vehículos eléctricos alimentados por pila de combustible recargada por hidrógeno. El hidrógeno como combustible cuenta con la ventaja de que genera un gran poder calorífico. Aunque su forma de obtención es diversa, en la pila de combustible se obtiene a base de un proceso de electrólisis inversa mediante el cual se recarga la batería que suministra energía al motor eléctrico. Este tipo de coches, cuyas emisiones serán únicamente de vapor de agua y de calor, son más limpios que los eléctricos convencionales y más autónomos, por eso una parte de las grandes automovilísticas está apostando y dirigiendo sus investigaciones hacia él.


El mercado actual

 

A pesar del ahorro energético de los coches híbridos enchufables y eléctricos, su problema es el suministro de corriente. Los que van con pilas recargables en la red no tienen gran autonomía y el tiempo de repostar es alto.

La última apuesta parece centrarse en los vehículos eléctricos alimentados por pila de combustible recargada por hidrógeno. El tiempo de repostar es de unos pocos minutos aunque aquí el problema radica en que sólo existen 250 puntos de servicio de hidrógeno en el mundo, de los que 4 están en España.

El año 2013 ha presenciado diversos acuerdos de grandes compañías automovilísticas para el desarrollo de una pila conjunta de combustible sobre la base del hidrógeno y ya se están construyendo los primeros prototipos que integran este sistema.

 


Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Quiero saber más.
 
2017 ATLANTIS · Entidades del Grupo ACM España · Política de Privacidad · Contacto · Mapa Web · Preguntas frequentes · Información técnica · Política de cookies · Información legal

Los productos distribuidos bajo la marca ATLANTIS están asegurados por las entidades del Grupo ACM España.